El Retorno venoso

Probablemente si hiciéramos una encuesta un amplio porcentaje de ciudadanos desconoce el significado de este retorno.

retorno-venosoHablamos del flujo de sangre que regresa al corazón desde nuestras extremidades.

Para entender aún mejor esto haremos un breve repaso del funcionamiento de la circulación sanguínea.

Los humanos tenemos un complejo sistema circulatorio en forma de circuito cerrado por el que se transportan nutrientes necesarios para nuestro organismo además de otras sustancias.

Este sistema circulatorio está compuesto por una serie de conductos, arterias, capilares y venas por donde circula nuestra sangre impulsada por nuestro corazón.

Funciones del sistema circulatorio

Este sofisticado sistema de transporte nada tiene que envidiar a la mejor red de autopistas del mundo.

Es el encargado de transportar sustancias nutritivas y oxígeno a todas las células de nuestro cuerpo.

También tiene una función excretora, transporta sustancias de desecho metabólicos que serán eliminados al orinar y exhalar aire.

Insuficiencia venosa

Nuestros hábitos y ritmo de vida cada vez más estresados y con peor alimentación son factores fundamentales para la salud de nuestro sistema circulatorio.

Este tipo de afección venosa sucede cuando por alguna causa hay dificultad de retornar la sangre al corazón de forma eficiente a través de las venas desde nuestras extremidades inferiores.

Cuando esta insuficiencia se convierte en crónica los problemas circulatorios se multiplican pudiendo derivar en graves lesiones debido a la obstrucción parcial o total de las venas.

La mejor cura es la prevención, lleva especial cuidado si estás dentro de los factores de riesgo.

 Factores de riesgo

El movimiento es vida, la ausencia de actividad física es uno de los factores de riesgo, siendo los principales:

  • Embarazadas.
  • Edad avanzada.
  • Obesidad.
  • Predisposición genética, es hereditario en más del 90% de los casos.
  • Vida sedentaria, permanecer inmóvil durante mucho tiempo ya sea acostado, de pie o sentado.

Los síntomas pueden ser muy variados, desde alteración de coloración en las piernas hasta úlceras.

No obstante, los más típicos suelen ser pesadez en las piernas, dolor, calambres nocturnos, y edema al final del día.

Estos síntomas característicamente empeoran con el calor y mejoran con el frío y el reposo con las piernas ligeramente elevadas.

Consejos para la prevención y tratamiento de la insuficiencia venosa

Una vida sendentaria ausente de ejercicio físico empeora notablemente nuestra salud además de favorecer problemas con el retorno venoso.

Muévete o muével@

Lo ideal es que realicemos un paseo diario andando durante al menos 40 minutos.

Caminar cada día mejorará nuestra salud cardiovascular, nuestro corazón se vuelve más eficiente en el bombeo de sangre.

Pero es que además de fortalecer el corazón, nuestras arterias se vuelven más elásticas mejorando con ello la circulación sanguínea.

Así que el primer gran consejo es que tengamos menos horas de sofá o cama.

Sal de casa y dale vida a tu corazón, los beneficios que experimentarás son muy notables.

En personas enfermas o discapacitadas con ausencia de movilidad habrá que ayudarles con una rutina de ejercicios diarios.

Si por tu profesión o un viaje largo debes pasar muchas horas quieto de pie o sentado, con frecuencia mueve los pies realizando giros.

En la oficina procura levantarte de la silla y andar unos pasos al menos cada dos horas, si es posible utiliza un alza para tener las piernas algo elevadas mientras estés trabajando.

Es aconsejable dormir en camas articuladas para descansar con las piernas elevadas, esto es muy beneficioso para mejorar el retorno venoso relajando tus pies.

Más frio y menos calor

Baño frio en las piernas

Mejor el frio que el calor, la vasoconstricción por efecto del frío conlleva una disminución del calibre de las venas del sistema venoso superficial mejorando la sintomatología, como la pesadez y el edema, en las personas con insuficiencia venosa crónica.

El calor estimula la dilatación de las venas, esto aumenta el riesgo de la creación de varices.

Si eres capaz de hacerlo (yo no) las duchas frías son excelentes durante todo el año.

Para los menos valientes, un baño frío solo para las piernas es una excelente terapia.

Usa calcetines y medias de compresión decreciente, son tu mejor aliado contra la insuficiencia venosa.

Estas prendas comprimen en el tobillo, esta compresión va decreciendo hacia arriba consiguiendo un efecto empuje, favoreciendo con ello un mejor retorno de la sangre.

Come equilibradamente, incluye en tu dieta alimentos ricos en fibra y aumenta la ingesta de cereales, frutas y verduras.

La obesidad y el estreñimiento afectan el normal funcionamiento de la circulación, una dieta equilibrada te ayudará en tu control de peso y mejorará la actividad de tu intestino.

Elimina por completo el tabaco y reduce el consumo de alcohol (si lo eliminas mejor)

Deja una respuesta