Golpes de calor

Llega el verano y con ello muchas horas de sol y calor.

Cierto es que dependiendo de tu lugar de residencia este será más o menos llevadero.

Y es que podemos encontrar una gran diferencia entre el sur y el norte de nuestro país.

No obstante es habitual en las horas centrales del día (12:00 – 15:00) y en pleno verano oír consejos para evitar el golpe de calor ya seas de Córdoba o Pontevedra.

¿Qué es el golpe de calor?

golpe-de-calor

Primeramente hay que diferenciar entre insolación y golpe de calor.

Insolación

La insolación es menos peligrosa y se produce por una exposición prolongada al sol.

Con proteger adecuadamente nuestra cabeza de los rayos del sol será suficiente para evitar la insolación.

Ojo, aunque no estés mucho tiempo directamente bajo el sol también debes protegerte con alguna gorra o pañuelo en los días de fuerte sol.

Los síntomas son:

  • Debilidad generalizada provocada por el agotamiento.
  • Deshidratación.

Golpe de calor

El golpe de calor es mucho más grave.

Se trata de un aumento de la temperatura corporal que se genera a causa de un exceso en la exposición solar o un esfuerzo físico.

Esto provoca una disfunción en el sistema nervioso central y un fallo en el mecanismo de la regulación térmica, dirigiéndose el calor hacia los órganos internos.

Suele ocurrir más frecuentemente en niños menores de 6 años, personas mayores y/o enfermas.

Síntomas:

1º Nivel

Los primeros síntomas aparecen como:

  • Piel roja, seca y caliente.
  • Sequedad y sed intensa.
  • Exceso de sudoración.
  • Sensación de calor sofocante.
  • Temperatura elevada ( + de 40 º)

2º Nivel

  • Calambres y debilidad muscular.
  • Dolor de cabeza.
  • Pulso acelerado.
  • Dolor de estómago

3º Nivel

  • Agotamiento.
  • Náuseas o vómitos.
  • Confusión.
  • Desorientación.
  • Pérdida de conciencia.
  • Delirio.
  • Desmayo.

¿Cómo prevenir un golpe de calor?

  • Evita hacer comidas copiosas y/o muy calientes.
  • Bebe regularmente (cada 15 – 20 min) abundante agua para mantenerte hidratado. No esperes a tener sed, esta sensación es un sistema de alerta que informa que estas deshidratado.
  • Consumir frutas y verduras frescas.
  • Evitar beber alcohol o bebidas con cafeína.
  • Reduce esfuerzos físicos intensos durante las horas más calurosas del día.
  • Evitar que las personas de alto riesgo salgan a la calle durante las horas más críticas.
  • No permanecer en vehículos cerrados.
  • Protégete la cabeza del sol con una gorra, sombrero o pañuelo.
  • Usa gafas de sol a ser posible con protección ultravioleta.
  • Usa crema con filtro solar.
  • Utiliza ropa cómoda de algodón que sea transpirable y de colores claros.

Trabajos al aire libre

Muchos trabajadores son víctimas del excesivo calor que toca vivir en nuestro país en fechas estivales, exponiéndose a elevadas temperaturas sobre todo en aquellas zonas más cálidas.

Es fundamental tomar conciencia del riesgo tanto para los trabajadores como para los empresarios que supone trabajar expuestos al calor ya que esto puede ocasionar diversos daños para la salud.

¿Qué hacer ante un golpe de calor?

  • En primer lugar, mantén la calma y avisa a los servicios sanitarios.
  • Coloca a la persona afectada en un lugar freso y aireado, túmbala y quita las prendas innecesarias. Abanícale para airearle y refrescarle.
  • Enfríale la piel con paños o compresas de agua fría en cuello, ingles, axila y cabeza.
  • No le des de beber, mucho menos si presenta vómitos o está inconsciente.
  • Mantén las vías respiratorias libres.
  • Debemos bajar la temperatura corporal hasta los 38 º aproximadamente. En caso de no conseguirlo en un periodo de menos de dos horas el riego de muerte aumentaría un 70 %
  • Si hay convulsiones se aconseja no controlarlas ya que estos movimientos incontrolados si se quisieran controlar podrían ocasionar lesiones importantes al afectado.

Formas de liberar calor nuestro cuerpo

El cuerpo humano puede liberar el calor de cuatro formas:

  • Conducción.

Esto ocurre cuando entramos en contacto con algún objeto más frío que nuestro cuerpo, por ejemplo al entrar en cama en pleno invierno.

En ese instante se produce una rápida conducción de calor desde nuestro cuerpo a la cama, subiendo la temperatura de esta.

  • Convección.

El calor se transfiere desde el cuerpo hasta las partículas de aire o agua que entran en contacto con él.

Estas partículas se calientan al entrar en contacto con la superficie corporal.

  • Evaporación del sudor.

Es la pérdida de calor por evaporación de agua, el sudor toma el calor de la piel para pasarlo del estado líquido a vapor.

Cuando el sudor se evapora de nuestra piel, perdemos 0,58 calorías por cada gramo de agua evaporada.

  • Radiación.

Es la pérdida de calor en forma de ondas electromagnéticas, un intercambio de energía electromagnética entre el cuerpo y el medio ambiente u objetos más fríos y situados a distancia.

Disfruta del sol y el verano

verano

Muchos esperamos todo el año para disfrutar de la playa y del sol, pero hay que aclimatarse gradualmente para que el cuerpo y la piel se vayan acostumbrando a los cambios de temperatura.

También debemos evitar la exposición prolongada al sol que cada vez ocasiona más problemas de piel.

Con el cambio climático cada año el sol y los rayos uva son más fuertes, prepara tu piel con antelación para evitar las molestas quemaduras de los primeros rayos solares.

Los dermatólogos aconsejan utilizar protectores solares a partir de 30 FPS a 50 FPS pantalla total.

Disfruta del verano con conocimiento

Deja una respuesta