Consejos para que tu bebé duerma como los angelitos

La llegada a casa de un bebé es un momento de felicidad inexplicable, pero las infinitas dudas que surgen a los padres en cuanto a la seguridad, el descanso y la alimentación durante los primeros meses de vida pueden crear ansiedades y angustias.

Los bebés, especialmente los recién nacidos, pasan la mayor parte del tiempo durmiendo.

Durante los primeros meses de vida del bebé, hay que prestar mucho cuidado con la forma de acostarlo ya que hay riesgo de sufrir el síndrome conocido como muerte súbita del lactante.

Postura correcta del bebé

¿Qué es la muerte súbita del lactante?

Se trata de un síndrome que causa la muerte repentina del bebé (de 0-12 meses) mientras duerme, de manera inexplicable.

Según la Asociación Española de Pediatría (AEPED), lo más adecuado es que duerman boca arriba, ya que dormir boca abajo duplica el riesgo de padecer este síndrome.

En España es una de las causas más frecuentes de mortalidad infantil, afortunadamente, los casos han bajado de forma considerable desde que los médicos empezaron a recomendar que se acostara a los bebés boca arriba para reducir la probabilidad del problema.

 

Higiene postural

En la mayoría de los casos el bebé nace con la cabeza normal, pero a las pocas semanas o meses de vida si el bebé adopta una posición preferente a la hora de dormir podría a empezar a aparecer una deformidad que empeorará lentamente si no ponemos solución a tiempo.

Si nota que su bebé tiene predilección por colocar la cabeza siempre hacia el mismo lado y posición preste atención, podrían aparecer deformidades craneales.

Deformidades craneales más comunes

Se entiende por deformidad craneal a cualquier deformación o alteración del crecimiento normal de la cabeza del bebé que se desarrolla durante los primeros 6 meses de vida.

Plagiocefalia posicional

Es la variante más común que constituye el 85% de los casos de deformidades craneales y aparece más en niños que niñas.

Esta deformación es producto de la postura prolongada en una sola posición, causada generalmente por tortícolis posicional o congénita.

Suele venir acompañada de asimetría facial, orejas desalineadas, aplanamiento unilateral del occipital y abombamiento de la frente.

Braquicefalia posicional

Deformación craneal que provoca un aplanamiento uniforme en la zona posterior del cráneo.

Cabeza ancha y lateralmente corta.

Frontal prominente, bóveda craneal alta, índice cefálico por encima de 78 %.

Esta deformación suele producirse por mantener la cabeza en una postura prolongada en una sola posición (boca arriba).

¿Cómo prevenir las deformidades craneales?

Es fundamental poder combinar las distintas posiciones cuando esta acostado:

  • Boca arriba.
  • Boca abajo.
  • Alternando ambas posiciones.

Hay que ser muy constante y sobre todo tener mucha paciencia para mantener una correcta higiene postural del bebé.

  • Gíre la cabeza del bebé hacia el lado contrario del que suele dormir alternándolo de un lado y del otro.

Ayúdese de una toalla enrollada, cojines o almohadas para hacer tope en la posición correcta.

Estas medidas deben realizarse en las horas de sueño del bebé, o si pasa mucho tiempo en la silla de paseo, o del coche.

Es bueno para los bebés que pasen más tiempo boca abajo siempre y cuando estén despiertos y bajo vigilancia.

Esto les ayudará a desarrollar mejor las capacidades motoras, prevenir las deformidades craneales y reforzar la capacidad muscular realizando los primeros ejercicios físicos del bebé.

Debe dormir en una superficie firme

Lo más habitual es que el bebé duerma en la habitación de los padres, pero en su propia cuna.

El colchón debe ser plano y con las medidas exactas de la cuna y el somier preferiblemente con tablas de madera para evitar la presencia de ácaros.

La cuna debe estar despejada

Lo mejor es evitar los juguetes o peluches dentro de la cuna. Los bebés respiran por la nariz hasta los 4 meses y no tienen capacidad de controlar completamente su cabeza, brazos, piernas y el cuerpo en general.

Esto significa que, si por alguna razón se mueve y su cara quedará cubierta o su nariz obstruida, no sería capaz de retirar ese objeto para poder respirar.

Por ello, es muy importante que nos aseguremos de que el lugar donde descansa el bebé es seguro ya que permanecerá así durante todo el tiempo que el bebé esté durmiendo.

La temperatura ideal

Es importante prestar atención a la temperatura de la habitación, lo idóneo sería tener un termómetro en la habitación para poder controlarla.

Debería rondar entre los 20 y los 22ºC ya que la temperatura corporal del bebé tiende a subir y la habitación irá acumulando más calor.

Evitar que duerma en las sillas de coche

Los bebés que duermen en estas sillas, sobre todo en los primeros meses de vida, pueden llegar a tener menores niveles de oxigenación, la razón es la posición curvada que adopta su cuerpo en esta posición.

Un bebé no tiene suficiente fuerza abdominal para inhalar aire de manera correcta, por lo que respiran con menos fuerza, introduciendo menos oxígeno y liberando menos dióxido de carbono, con un impacto negativo en su desarrollo y salud.

Como coger al bebé sin lesionarnos

Es necesario aprender cómo debemos coger y dejar al bebé de la cuna, del suelo o en el baño sin dañarnos la espalda.

Hay que tener en cuenta que puede llegar a ser potencialmente peligroso para nuestra espalda.

Deberíamos cumplir las normas para levantar peso.

Aproximarnos lo más cerca posible sin cargar demasiado la espalda y flexionar las piernas para no hacernos daño, con el pie derecho atrasado y el izquierdo considerablemente adelantado.

Al cargar al bebé lo haremos acercándolo a nuestro centro de gravedad para evitar tensiones en la zona lumbar.

Al bañar al bebé debemos tenerlo pegado al centro del cuerpo a la altura del pecho y cuello, separaremos y retrasaremos ligeramente una pierna apoyando la rodilla de la pierna retrasada en el suelo y los codos en el borde de la bañera.

Sujetaremos al bebé con un brazo, apoyando el otro en el extremo opuesto de la bañera y le meteremos despacito en el agua. Para sacarlo del agua repetimos la misma operación al revés.

Deja una respuesta