Operación bikini 2019

Este simpático título está en pleno apogeo en el momento de publicar este artículo, un soleado día de primavera.

Y es que cuando llega el calorcito es cuando más nos acordamos de pulir nuestra figura pensando en lucir cuerpo.

Pero no solamente pensamos en ese paseo por la playa con algo de postureo veraniego.

Cuando vamos a trabajar, al gimnasio o un simple paseo por la calle, nos encanta sentirnos guapas y por supuesto guapos.

Ahora los hombres se cuidan tanto como las mujeres, la cosmética masculina disfruta de un crecimiento anual imparable.

Hoy nos centramos en algo no exclusivo de las mujeres pero sí en un porcentaje mucho mayor, la Celulitis.

¿Qué es la Celulitis?

celulitisLa celulitis es una alteración de la piel que afecta al tejido subcutáneo presentando irregularidades.

Comúnmente conocida como “piel de naranja” son cúmulos de tejido adiposo que forman nódulos de grasa en zonas localizadas.

En la pubertad entre los dieciséis y veinte años, comienzan a aparecer los primeros síntomas de la celulitis.

Si no se pone remedio a tiempo podría producir cambios estéticos importantes como la formación de hoyuelos en ciertas partes del cuerpo como el abdomen, caderas, glúteos y muslos, podría incluso aparecer dolores internos.

La celulitis se suele desarrollar principalmente en los tríceps, la parte inferior de la espalda, el abdomen, nalgas, brazos…

Desencadenantes más comunes ante la aparición de la celulitis:

  • Componentes hereditarios
  • Componentes hormonales
  • Hábitos alimenticios desequilibrados, trastornos digestivos
  • Mala circulación
  • Sedentarismo
  • Sobrepeso
  • Tabaquismo, abuso del alcohol

Tipos de Celulitis

Al igual que cada persona tiene un ritmo de vida y unos hábitos diferentes, con cada cuerpo ocurre igual ya que nuestras hormonas juegan un papel fundamental con esta piel de naranja.

Hay tres tipos cláramente diferenciados de celulitis, aunque pueden darse varios tipos en una misma persona:

  • Celulitis blanda.
  • Edematosa.
  • Dura.

Celulitis Blanda

Este tipo de celulitis es frecuente en personas sedentarias con poca actividad física.

También puede aparecer en personas que practicaban deporte y dejaron de hacerlo o personas que cambiaron de peso corporal en un periodo corto de tiempo.

A parte de la famosa piel de naranja, las personas que sufren este tipo de celulitis pueden presentar otros síntomas asociados como mareos e hipotensión, nerviosismo, fatiga, insomnio…

Celulitis Edematosa

Frecuentemente quien presenta este tipo de celulitis localizada, sufre una pesadez que se denomina “síndrome de las piernas cansadas”

No se percibe a simple vista, habitualmente está más presente en mujeres adolescentes.

Se caracteriza por una retención de líquidos y presentar piel de naranja al apretarla.

Normalmente está localizada en las piernas, no es una celulitis dolorosa ni se asocia a flacidez.

Celulitis Dura

Este es el tipo más grave de celulitis, caracterizada por la presencia de un tejido muy fibroso que rodea máculas de grasa de varios tamaños.

Suele ser bastante dolorosa y se asocia sobre todo a una alimentación muy deficiente.

Relación entre la celulitis y las varices, ¿Cómo influyen entre sí?

Existen estudios científicos que acreditan una conexión existente entre la celulitis y los problemas venosos.

Una de las características que favorecen la aparición de la celulitis es la mala circulación, provocando la acumulación de grasas y toxinas y la retención de líquidos.

Prevenir mejor que curar

Entre el 85 y el 95 % de las mujeres padecen algún tipo de celulitis y no, siento decírtelo, no existe ningún producto milagroso que acabe con ella.

No te sientas mal, porque la buena noticia es que tiene remedio, eso sí, el remedio solo lo tienes tú, ¿cómo?

  • Esfuerzo.
  • Constancia.
  • Dedicación.

No hay excusas, ponte manos a la obra y no dejes que te invada la celulitis.

Empieza por una buena dieta libre de grasas y azúcares.

Ojo con el exceso de sal, su consumo puede derivar en problemas circulatorios y desencadenar en algún tipo de celulitis.

Haz ejercicio como mínimo tres veces por semana (caminar, nadar, paseos en bici, bailar…) lo que más te guste.

Realiza masajes a menudo para estimular la circulación.

Bebe entre un litro y medio y dos litros de agua diarios.

Evita el uso de zapatos con mucho tacón y la ropa muy ajustada.

Deja una respuesta